Covadonga y Cangas

Covadonga y Cangas de Onís

El Parque Nacional de los Picos de Europa se encuentra situado en la Cordillera Cantábrica, formando un frente montañoso a caballo entre las provincias de Asturias, León y Cantabria.

lagos de covadonga

         Los Picos de Europa suponen un frente montañoso imponente, con una historia geológica ligada a las grandes orogenias del Carbonífero y el Terciario. El paisaje está dominado por tres grandes macizos montañosos entre los que discurren los principales ríos a través de angostos cañones.

La altitud máxima que encontramos en el parque nacional es de 2.648 m.s.n.m. (Torre Cerredo, Macizo Central) y la mínima es de 75 m. s. n. m. en las zonas bajas del río Deva. Vemos, por lo tanto, que en un espacio limitado como es la superficie del Parque, existe un rango altitudinal superior a los 2.500 metros. Este dato nos ayuda a hacernos una idea de lo imponente que resulta el paisaje en los Picos de Europa, y lo abrupto que es su relieve en su mayor parte.

A pesar de que los grandes macizos se elevan durante la citada orogenia alpina, el periodo glaciar es uno de los que más han influido en el modelado de los Picos de Europa. Esta etapa abarca tan sólo los últimos dos millones de años, por lo que es un proceso muy reciente en la escala geológica. Estos procesos, de los que se pueden apreciar interesantes restos en la actualidad, están dominados por periodos interglaciares templados y lluviosos y periodos más fríos en los que se desarrollan en los Picos de Europa los sistemas glaciares más importantes de la Cordillera Cantábrica, de intensa actividad erosiva. A pesar de que fueron varios los periodos glaciales, fue el último de ellos el que configuró el paisaje actual en gran medida. Los casquetes glaciares de montaña debieron dominar el paisaje de Picos, alcanzando los 300 metros de profundidad y creando las cubetas actuales conocidas como “jous”. La importancia del fenómeno glaciar en los Picos de Europa queda patente en la extensión de los casquetes que cubrían los tres principales macizos que conforman los Picos de Europa. En concreto el casquete del Cornión representa el mayor sistema glaciar de la Cordillera Cantábrica. Actualmente, la actividad glaciar en los Picos de Europa es meramente testimonial, conservándose algunos neveros en cavidades del Macizo Central, por encima de los 2.000 metros.

Muchos autores consideran que la Cordillera Cantábrica tiene su extremo oriental en Euskadi y alcanza las sierras de Ancares y O Courel en Galicia. Los Picos de Europa se incluyen en esta cordillera, a pesar de estar ligeramente desplazados, hacia el N, del eje principal de la Cordillera y de presentar ciertas particularidades. El relieve actual de la zona cantábrica es el resultado de la superposición de las orogenias hercínica y alpina del Carbonífero y el Terciario, respectivamente. De todos modos, aunque la Cordillera Varisca (fruto de la orogenia hercínica) debió tener unas dimensiones enormes, su erosión en pocos millones de años la redujo, en la zona que corresponde a los Picos de Europa, a pequeños relieves. Es en una etapa muy posterior cuando la orogenia alpina crea nuevos relieves en todo el sur del continente euroasiático, alcanzando el norte de la Península Ibérica. Ya a lo largo del Terciario, la intensidad de la erosión empieza a modelar el paisaje formando algunos de los elementos más característicos que conocemos hoy en día, como las gargantas de los ríos Cares, Sella, Dobra y Deva. Sin embargo, es durante el Cuaternario, con los sucesivos periodos glaciales e interglaciales, que el relieve de los Picos de Europa adquiere la fisonomía que podemos apreciar actualmente.

Enlaces relacionados

ruta del cares asturias

Ruta del Cares

Cruz de Juanar

Por José A. Espejo

Facebook
Google+
Twitter

Magazine Senderista

Ruta del Cares

Logo Egatrekking

Ruta del Cares

En el corazón de

3 de agosto de 2017

Ruta del Cares

        Aprovechando las vacaciones estivales nos desplazamos a Asturias para disfrutar de esta espléndida tierra, su montaña, sus playas, su meteorología, su gastronomía……..

Entramos por Riaño dirección Caín de Valdeón donde pasamos la noche. Al día siguiente iniciamos la ansiada Ruta Senda del Cares, que discurre por “La Garganta Divina del Cares”. El río Cares ha tallado un profundo desfiladero que separa el Macizo Occidental del Macizo Central de los Picos de Europa.

Esta senda une las localidades de Poncebos (Asturias) y Caín (León) y tiene un recorrido de 12 km, solo ida, arriba picos de más de 2000 metros, abajo las limpias aguas del río Cares.

Siguiendo el consejo de avezados senderistas, iniciamos en Caín ya que como no la realizaríamos completa, esta parte resulta mucho más bonita, por los túneles, puentes, cercanía al rio y lo angosto del desfiladero a este nivel.

El acceso a Caín por carretera es sencillamente “acojonante”, os lo recomiendo.

Iniciamos el sendero para de inmediato encontrarnos el bonito puente de los Pinderos y seguido otro, encima de la presa, entrando ya de lleno en el denominado por los oriundos, Desfiladero de Caín.

Presto empezamos a entrar en los oscuros pero cortos túneles que hacían imposible mantener la señal GPS, por ende, la grabación del trayecto, pero ¡qué coño!, merece la pena disfrutar de la garganta donde posiblemente se hace más estrecha, el agua chorrea, el rio está cercano, 6-7 metros más abajo, por si quieres darte un chapuzón en las gélidas aguas del Cares.

El escarpado terreno con un sendero que en su parte más estrecha llega a los 70 cm. y en las más ancha 1,5 metros, ya empezaba a estar muy concurrido de andarines.

Altas y afiladas cumbres se dejaban ver, que evidenciaban el majestuoso parque que recorríamos, aunque no podíamos divisar las reinas Torre Cerredo, 2650 m., Torre Santa, 2596 m., Peña Vieja, 2613 m., Torre Coello, 2573 m., Tiro del Oso, 2567 m. La Morra, 2553 m., el célebre Pico Urriellu (Naranjo de Bulnes), etc. más al este.

Anduvimos como 7 km. dirección Poncebos por el enorme desfiladero que cada vez se hacía más imponente y vertiginoso hasta alcanzar el bonito Puente de los Rebecos que cruza la garganta de oeste a este, el Puente Bolín, viceversa, para ya cerca de las ruinas de la Quintana, volvernos por nuestros pasos.

Es de reseñar la enorme y caudalosa acequia que en algunos tramos transcurre paralela a la senda y que fue construida en 1921 por la Eléctrica de Viesgo con objeto de llevar las aguas del rio hasta la hidroeléctrica de Poncebos.

La ruta tiene un andar suave desde Caín con desniveles muy “light”, aptos para todo el mundo, de ahí la cantidad de familias con niños que la recorrían, pero hemos de ser enormemente respetuosos y cautos por el terreno que pateamos debido a la caída tan prominente. En el 90 % del recorrido una caída supone el peor de los desenlaces.

Pd: volverse hacia atrás y hacer fotografías siempre debe suponer pararse obligatoriamente, una simple “cambayá” te puede costar la vida.

                                                                                                                                                                            Jose Antonio Espejo

Puente Bolin
Facebook
Twitter
Google+

Vacaciones en la Manga del Mar Menor

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
No dudes en preguntar tus interrogantes?
Download Premium Magento Themes Free | download premium wordpress themes free | giay nam dep | giay luoi nam | giay nam cong so | giay cao got nu | giay the thao nu